30 de septiembre, 2014

Miércoles, diciembre 10, 2014

30 de septiembre 2014

Hola a tod@s,

os queremos dar una descripción breve de cómo está Elvira y cuál es su situación actual. Os pedimos disculpas por no actualizar la página asiduamente, pero como bien sabéis la situación es compleja de gestionar, y en la mayoría de las ocasiones y días ni las fuerzas, ni los recursos, ni el tiempo nos dan para más. Os pedimos disculpas tanto a los que en esta web buscáis estar al tanto sobre la situación de Elvi, como también pedimos disculpas a Elvira por no conectarla más y mejor con el exterior.

A nivel de salud hemos tenido de cal y de arena.

Todo el esfuerzo realizado en la preparación de los últimos momentos del juicio por las fumigaciones y actuaciones de Alboraya y su posible recurso, ayudó a que Elvira se debilitara enormemente con momentos y situaciones complicadas.

Aún así a principios de verano Elvira pudo alegrarse pues parece que el mioma, que tanta guerra le está dando en los últimos tiempos, daba algún indicio de estabilizarse y quizá reducirse. Ello puede suponer evitar pasar por quirófano con todas las derivadas que ello tiene para una enferma tan grave de SQM. Y también puede suponer que la debilidad que le puede estar ocasionando el mioma puede ir reduciéndose. Por tanto buenas y esperanzadoras noticias.

Pero la alegría duró ciertamente poco pues el Ayuntamiento de Alboraya decidió la ubicación de un chiringuito de playa justo frente a la vivienda de Elvira. Al principio ni Elvira, ni su familia, ni quienes intentamos ayudarla dábamos crédito a que este consistorio estuviera actuando de dicha manera (siendo bien conocedores de la precaria situación de Elvira y lo poco aconsejable que podía imaginarse la colocación de un local así en el entorno directo y cercano de Elvira). Intentamos por medio de escritos, de registros de entrada, de emails, de reuniones con el Alcalde y varios concejales y personal del Ayto, que cambiaran de ubicación el chiringuito. Elvira precisó de dos asistencias médicas de urgencia, una por dolencias cardiacas, otra por posible contaminación de los productos de limpieza utilizados en el chiringuito. De ambas urgencias se hizo conocedor al Alcalde, pero tras todo el verano no ha tenido la voluntad de mover el local. Elvira por contra sí tuvo que moverse, y salir, huir de urgencia de su casa para no continuar empeorando y debilitándose. Ha podido estar en el Norte y Centro de la península, sola la mayor parte del tiempo y lejos de su red de ayuda y logística. Y todo este coste físico, anímico y económico, “gracias” al Alcalde de Alboraya y los responsables del consistorio de no haber tenido la voluntad de mover el chiringuito…con concesión, en teoría, hasta hoy 30 de septiembre. Y eso que la playa de la Patacona es enorme.

Elvira tiene que costearse el tratamiento médico por lo privado ya que la enfermedad no está suficientemente reconocida por la Sanidad Pública. Además debe cuidar la nutrición con productos naturales que generalmente son más caros y difíciles de encontrar que los que el resto tomamos habitualmente. Es una lástima, una vergüenza, que en esta situación venga una administración pública como el Ayto de Alboraya, y te ponga estos escollos por el camino, haciendo que tus pocos recursos, que principalmente vienen de la caridad de amigos y desconocidos, los tengas que destinar a protegerte de sus decisiones y actuaciones.

Por tanto por favor intentad quedaros con el siguiente mensaje o ruego: Elvira continua necesitándonos, y con nuestra ayuda poco a poco conseguirá romper cada día más si cabe su burbuja. Con nuestra solidaridad y constancia ella podrá ser capaz de ir superando todas las barreras, todas las situaciones.

Mil gracias a tod@s.

Amunt!

La familia de Elvira